El 23 de marzo de 1814 nace en Cuba, Gertrudis Gómez de Avellaneda

Figura cumbre femenina de la literatura cubana, y a la altura latinoamericana de Sor Juana Inés de la Cruz. Escribe versos y cuentos desde niña; un drama en la adolescencia, Hernán Cortés. Ha tenido preceptores en el hogar y ha leído mucho en español y en francés. Cuando marcha con su familia a España (1836) posee una cultura no usual para su sexo y su época. De aquella fecha es el soneto “Al partir”, que abre todas las ediciones de sus Poesías (1841, 1850 y 1869). Al pisar tierra de España, “llega la romántica más romántica (…) del romanticismo en lengua española”. Tras breve estancia en Burdeos —adonde ha girado el padrastro los fondos de la familia—, pasa en La Coruña dos años y otros tantos en Sevilla. Visita en Constantina de la Sierra a la familia de su padre (don Manuel, subdelegado de marina y comandante de puertos en la jurisdicción de Puerto Príncipe, muerto al contar ella ocho años). Publica versos en El Cisne (Sevilla, 1838); en La Aureola de Cádiz y La Alhambra de Granada (1839), todos con el seudónimo de La Peregrina. De los años 39 y 40 datan sus cartas a Ignacio Cepeda, considerado como uno de los mejores epistolarios de nuestra lengua. Continuar Leyendo